¿Qué preferís un viaje a la India o un all inclusive?¿Cuál es la relación entre viajar e invertir?

por danielbryn
0 comentario
Lo lees en: 3 minutos

“Dani, me voy a la India por 3 meses, me pego la onda espiritual, es el viaje de mi vida”, recuerdo que me comento Eugenia, una clienta de toda la vida.

Unos 15 días después de iniciado el viaje me manda una foto por WA descansando en una playa paradisíaca en la isla de Mauricio.

“Pero como?, eso es un all inclusive!”, le pregunte. “Si Dani, fue una pesadilla, salí del aeropuerto, hice 5 cuadras y me di cuenta que no era para mi, volví al aeropuerto y me tome el primer vuelo a una playa y con todo incluido”.

La última frase la anote mentalmente “No nací para esto, Dani”.

Una linda villa en Mauricio puede arrancar en EUR 720.000

¿Y que tiene que ver esto con invertir en inmuebles? No todos somos iguales, tampoco tenemos las mismas necesidades, deseos y personalidades.

El mercado inmobiliario ofrece alternativas para todo tipo de inversor, no obstante hay que saber reconocerse antes de tomar una decisión de inversión.

Lo de Eugenia no era la India, el caos vehicular, las vacas pastando por la calle, comer en una feria de parado, ella tenía un perfil mucho mas conservador, se sentía más cómoda con todo servido y sin contratiempos. Perdió un pasaje a la India y es solo una anécdota hoy.

Invertir en parte es hacer un viaje, tenes que sentirte cómodo, consciente de los tiempos y los riesgos. No somos todos iguales, hay personas que toleran más una suba o baja de precios, una demora en la entrega de la obra y otros que no.

Recuerdo un cliente muy temeroso, todo para él era sospechoso, raro, poco claro, en la charla transpiraba, estaba incómodo, cuando quizás era sí técnicamente más sofisticado y más arriesgado que un plazo fijo, en el fondo de esto se trata invertir.

“Martín, esto no es para vos” fue lo más sano que se me ocurrió decirle, prefiero perder una venta pero no una relación.

Con el tiempo encontramos una inversión en la cuál se sintió cómodo, gano un poco más o un poco menos, pero fue feliz, no sufrió, se sintió orgulloso de su decisión.

A ver, te ayudo un poquito mas, sin que esto pretenda ser una sesión de psicoanálisis: como primer punto te recomiendo decidir por cuánto tiempo deseas invertir y cuánto riesgo estás dispuesto a asumir.

TIEMPO:

Antes de decidirse a invertir en inmuebles o cualquier otra clase de activos (acciones, bonos, etc) lo que necesitas es sentirte cómodo con el horizonte temporal de inversión, o sea, el plazo entre el momento en que pones tu plata a trabajar y aquel en el cual volverás a poder disponer del dinero.

Mientras las acciones pueden ser muy líquidas, ya que si cotizan en bolsa pueden venderse con mucha rapidez, los bienes inmuebles son inversiones que carecen de la misma liquidez.

Mientras que algunas inversiones en inmuebles podrían ser más cortas en el tiempo, como unos pocos meses, en el caso de brindar un préstamo a un tercero para una remodelación de un bien inmueble, por ejemplo.

Otras inversiones, como la compra de participaciones en un desarrollo inmobiliario en construcción desde el pozo, podrían durar 2 años o más.

RIESGO:

Así como debe sentirse cómodo con el horizonte temporal de la inversión, también es necesario comprender y sentirse cómodo con los riesgos de la inversión.

En primer lugar, no todos las inversiones poseen una garantía que resguarden el capital invertido – ya sea en los mercados inmobiliarios, los mercados de bonos, el mercado de valores, o de cualquier otro mercado-.

Aunque pienses que todas las inversiones “institucionales” tienen una garantía, no estaría mal leer la letra chica.

Decimelo a mí que con mis veintipico de años me sentía feliz con mis primeros ahorros en un banco de primera línea invertidos a plazo fijo con un rendimiendo de 18% en U$S…SI, 2001, adivinaste.

Por otro lado, la regla general indica que cuando mayor es el riesgo, mayor es el rendimiento anual, de esta manera se compensa al inversor con una mayor ganancia por asumir mayores riesgos.

Así que, como siempre, hace tu análisis, avanza con cautela, pregunta que riesgos tienen las inversiones que estás analizando. Una vez que conozcas que riesgo tiene cada alternativa, reflexioná ¿que riesgo estoy dispuesto a soportar sin que me quite el sueño?

Podrás asumir un riesgo bajo y recibir una rentabilidad moderara, como comprar una vivienda para alquiler; o asumir un riesgo mayor e invertir en una construcción desde el pozo, que tendrá una rentabilidad mayor.

En definitiva lo ideal es que disfrutes el viaje, no te estreses y tengas el mejor recuerdo, para que vuelvas a invertir nuevamente en otra alternativa o aprendas con el tiempo el ejercicio de la inversión y quizás en un futuro tomes más riesgo.

¿Te podemos ayudar con alguna decisión de inversión? No dejes de escribirme a daniel@bryn.com.ar y conversamos!

Otros artículos

Dejar un comentario