por danielbryn

FAQS

Preguntas Frecuentes

Te ofrezco la respuesta a las preguntas más frecuentes que me hacen los clientes todos los días

Considero que cuantas más herramientas tengas, vas a poder tomar muchas mejores decisiones, por ello en esta sección me gustaría compartir con vos las preguntas que frecuentemente me hacen los clientes en relación a las distintas transacciones inmobiliarias.

Si en tu caso

#QUERESVENDER

El costo de comercialización de una propiedad consta en un porcentaje sobre el precio de venta de su propiedad, los mismos son concertados con la inmobiliaria y se dejan plasmados en una Autorización de Venta, firmados por el propietario del inmueble y el responsable de la inmobiliaria.

Porque es la única manera que tiene el corredor inmobiliario de asegurarse la tenencia de una propiedad para su comercialización y el propietario de formalizar la confianza que deposita en la inmobiliaria, a la que en muchos casos le entrega las llaves del inmueble. Por eso es de total importancia que el cliente verifique la matriculación al momento de encomendar una gestión. En un trámite muy sencillo a través de internet, entrando en la página de CUCICBA y poniendo el nombre de la inmobiliaria, se puede verificar en qué condición se encuentra la misma.

En principio se acuerda un plazo para trabajar la propiedad en forma exclusiva. Estos tiempos no están preestablecidos sino que son establecidos por cada inmobiliaria dependiendo del contexto y las necesidades del acuerdo, siendo el promedio no menor a los 90 días hábiles. También se fijan los honorarios que se abonarán cuando se realice la gestión y se explicitan los modos en que la propiedad será comercializada (publicaciones, visitas, etc.) De este modo, la autorización de venta se convierte para el propietario en una garantía de lo convenido con la inmobiliaria y una evaluación del trabajo realizado

Todo vendedor quiere que su propiedad se venda rápido y al mejor precio. ¿Estamos de acuerdo? ¿Suena genial no? Bueno, no todo se encuentra librado a la suerte, si queremos que eso suceda, debemos saber cómo acondicionarla profesionalmente  para que los compradores interesados vengan corriendo a verla y se enamoren de ella!

Las visitas serán solicitadas y coordinadas por el responsable inmobiliario que haya contratado. Aquellas personas interesadas se identificarán y acordarán un horario previamente que sea el más adecuado para ambas partes. En caso de estar ocupado, se coordinará también con el ocupante, en caso de estar desocupado y en poder de la inmobiliaria las llaves de la misma, no será necesario este paso.

Si el propietario hubiera entregado las llaves a la inmobiliaria designada y brindado la adecuada autorización para que la misma sea mostrada a los interesados, no será necesaria su presencia. Vale destacar que los clientes suelen sentirse más relajados cuando los propietarios no se encuentran presentes durante las visitas e interactúan únicamente con el responsable de la inmobiliaria designada.

El interesado se presentará en la inmobiliaria para realizar una oferta firmando un documento llamado Reserva de Compra.

Frente a la recepción de una reserva de compra avalada con una garantía en dinero, el inmueble será retirado del mercado y su publicación de los distintos portales, donde será identificada como “Reservada” mientras transcurre el período de negociación de la misma, que sueles tomar alrededor de 5/7 días. En caso que las partes no acordaran afirmativamente la compra venta, la propiedad volverá a ser ofrecida inmediatamente al mercado.

Habitualmente se suscriben tres documentos: Reserva de compra, Boleto de compra-venta y la Escritura traslativa de dominio y en ese orden de correlatividad. En algunos casos, de acuerdo a las negociaciones que se lleven a cabo entre las partes, pueden suscribirse la Reserva de compra y luego pasar directamente a la firma de la Escritura traslativa del dominio.

La Reserva de compra en el primer documento que suele firmarse en una compra venta inmobiliaria, este documento es simplemente una “oferta” que una persona llamada “oferente” realiza por una propiedad en venta y se completa depositando una suma de dinero. Hasta tanto esta “oferta” no se encuentre aceptada por la parte vendedora del inmueble, la operación no se considera cerrada.

La reserva de compra abre una instancia de negociación seria entre las partes, por un lado la interesada en la compra de la propiedad, que habitualmente denominamos “oferente” o “compradora” y la otra parte interesada en la venta de la misma, habitualmente denominada “vendedor”.

En algunos casos se puede realizar una seña una vez conformada la oferta, incluyendo un pacto comisorio en la misma.

Independientemente de eso una vez que la propiedad es reservada y dicha reserva es aceptada por la parte vendedora, el inmueble es retirado de la venta al público y se comienzan los trámites preparatorios para la suscripción del Boleto de Compra Venta o de la Escritura directa.

En términos generales la reserva plasmará todas las características de la operación, a saber: el precio que el oferente/comprador desea pagar por el inmueble, el plazo para la realización del Boleto de Compra Venta o de la Escritura, quien va a ser el escribano interviniente, como serán soportados los gastos de escritura, y cuanto le va a cobrar de honorarios la inmobiliaria

La reserva que está formalmente aceptada y conformada por las partes genera los derechos y obligaciones propios de un contrato privado hasta la firma del boleto de compra-venta ó de la escritura traslativa de dominio, lo que ocurra primero

Habitualmente, excepto que se firme directamente la Escritura traslativa de dominio, luego de la Reserva y su aceptación, se firma el Boleto de Compra Venta en los plazos que figuran en la misma reserva anteriormente suscripta. Es habitual y recomendamos que la firma del Boleto de Compra Venta se realice certificando firmas de ambas partes frente a un Escribano Público.

El comprador como penalidad por su arrepentimiento pierde el dinero entregado por dicha reserva. Por ello, antes de realizar una oferta por una propiedad, es importante estar muy convencido de querer y poder realizar la compra.

Además de los honorarios de la inmobiliaria deberá considerar los gastos de escrituración y los impuestos que gravan la compra-venta de propiedades. Como parte vendedora los gastos de escrituración derivarán del estudio de antecedentes del título, que pueden oscilar entre el 0,7% y el 1% del precio de venta. En cambio, los honorarios del escribano interviniente son siempre a cargo del comprador.

La parte compradora pagará a cuenta de precio el 30% del total de la compra-venta. No obstante, este porcentaje puede ser distinto, de común acuerdo entre las partes.

Es un certificado oficial emitido por el Registro de la Propiedad Inmueble. Es la copia de la “ficha” de la propiedad que figura depositada en dicho Registro de la Propiedad, de la que surge su domicilio y su superficie, quién es el dueño hoy y si tiene algún gravamen (hipoteca, embargo, usufructo, bien de familia).

Es un certificado oficial emitido por el Registro de la Propiedad Inmueble el cual enuncia si el vendedor no está “inhibido” para vender, situación frente a la cual estaría imposibilitado de transferir el dominio de la misma.

Básicamente el estado de títulos perfectos implica la inexistencia de derechos de terceros que disminuyan el valor jurídico o comercial del inmueble. En términos generales, el dominio del inmueble debe estar libre de gravámenes, embargos y cualquier otro tipo de restricción

Cuando un inmueble registra un embargo no será posible concretar una compra-venta hasta que la medida sea levantada por orden del juzgado interviniente o caduque la inscripción del embargo, siempre que no sea renovada por el juez.

El principio general dice que puede vender solamente quien figure como propietario en el Registro de la Propiedad Inmueble, aunque existen algunas excepciones como la denominada “Venta por Tracto Abreviado”.

Obviamente, posee determinador requisitos: a) Tienen que tener tramitada la sucesión, teniendo los herederos, quienes deberán firmar el Boleto y la correspondiente escritura. B) También es necesario que el juez ya haya ordenado que ese bien se “inscriba” a nombre de los herederos, o en su defecto que haya autorizado su venta.

De todo ello el escribano deberá dejar constancia en la escritura para que el Registro proceda a inscribírsela. Como mencionamos, a este tipo de escrituras se las llama “Ventas por tracto Abreviado”, porque en el Registro se pasa de la persona fallecida al nuevo comprador, sin inscribirse el inmueble a nombre de los herederos.

El plazo lo estipulan entre las partes de acuerdo a sus necesidades. Normalmente no menos de 30 días corridos.

No, en realidad, el negocio se perfecciona con la firma de la escritura y la entrega de la posesión del inmueble. Sin embargo, se considera al Boleto como un verdadero contrato de compra venta en el que se establece la obligación de escriturar (también llamado principio de ejecución de contrato). Es decir, aquí ya no hay posibilidad de arrepentimiento. Si una de las partes se arrepiente, la otra podrá optar por continuar con la operación, obligando a la parte que se arrepiente a cumplir con sus obligaciones o deshacerla.

Si. El Banco no puede obligar a tomar un determinado escribano para la escritura de compra-venta. Existe una Ley Nacional, sancionada el 04/1999 que así lo establece. Es relativamente habitual tener un escribano para la compra y otro para la hipoteca. Tampoco debe prestase atención a la excusa de que de esa manera resulta más económico, puesto que no hay duplicación de tareas, dado que el notario que hace la hipoteca usa copia de la documentación y certificados solicitados por el notario que realiza la compra.

Si. Todo escribano es un “Escribano Público Nacional” y puede hacer operaciones en todo el país. No obstante hay provincias que para algunos trámites (inscripción del nuevo título) requieren que se utilice los servicios de otro profesional matriculado en dicha jurisdicción.

En instancias de la firma de la Escritura traslativa del dominio, otorga fe pública de la validez del acto, asiste y asesoran a las partes. Al transcribir la escritura el escribano, normalmente verifica los antecedentes con un estudio de títulos, protegiendo al comprador de que sean auténticos los antecedentes y no tengan vicios. Una vez firmada la escritura se ocupa de inscribir el testimonio en el Registro de la Propiedad Inmueble.

Una vez realizados todos los trámites previos, se procede a la firma de la escritura. Participan el comprador, el vendedor y el escribano, quien lee a los presentes la escritura completa. En ese momento el escribano, como sujeto de retención por parte del Estado, retiene el dinero necesario para el pago de impuestos y tasas correspondientes. En la escritura el comprador tiene la obligación de pagar el precio justo acordado, y el vendedor debe entregar la posesión y firmar la escritura.

Los honorarios deben saldarse, en el caso de una Compra-venta, al firmarse el Boleto. Cuando se trata de un alquiler los honorarios se pagan en el momento de firma del Contrato de Locación.

Los honorarios los paga normalmente la parte compradora. En cuanto a gastos, los usos y costumbres dicen que todos los gastos que correspondan a la tramitación anterior a la escritura (ej. Tracto abreviado, levantamiento de hipoteca, de inhibición, etc.) los paga la parte vendedora, y los posteriores a la firma la parte compradora (Inscripción título, por ejemplo).

Previo a la firma de la Escritura traslativa del dominio, el escribano interviniente solicitará los certificados de libre deuda de los impuestos que pudieran corresponder de acuerdo al caso (rentas provinciales, municipales, etc.). En caso que hubiera deuda, deberá retener el importe al momento de la firma del precio total pagado. En el caso de los servicios (Luz, Gas, Teléfono, etc), en muchos casos se hace una retención, sobre la base de los últimos consumos. Si se trata de un inmueble incluido en el régimen de propiedad horizontal, también se necesitará un libre deuda de expensas comunes el cual se solicita al Administrador del Consorcio en el cual se encuentre este bien.

Habitualmente el mismo día de la escritura se deberán entregar las llaves y la posesión del bien. El mismo deberá encontrarse desocupado y libre de bienes del vendedor.

Dicho impuesto grava a la operación inmobiliaria y se calcula sobre el monto de la escritura o valuación fiscal, el que sea mayor, el 3,6%. Este impuesto tiene la posibilidad de eximirse del pago del mismo hasta $ 975.000 (a mayo de 2017) en caso que la compradora no tenga otra propiedad en Capital Federal, y sea destino vivienda única y permanente. Sobre el saldo excedente a los $975.000 no se puede evitar el pago del impuesto.

Si bien no está especificado quien abona dicho importe, motivo por el cual los escribanos suelen dividir el pago entre ambas partes por partes iguales, se ha dado en muchos casos que el importe se le adjudica en su totalidad al comprador.

El trámite para la exención del pago hasta $ 975.000 debe tramitarse en la AGIP de la Ciudad de Buenos Aires.

Algunas aclaraciones:

  • LOTES BALDÍOS: que son adquiridos para la construcción de viviendas, también tienen la misma exención siempre que la valuación fiscal no sea mayor a los $ 10.000. Prácticamente todos, pagaran el impuesto de sellos.
  • BAULERAS y COCHERAS: Se mantiene la exención sí tanto la baulera, cochera o vivienda, (sean complementarias independientes o unidades funcionales) estén en el mismo predio, sean las iguales partes la vendedora y compradora y la transferencia se formalice en la misma escritura.
  • BOLETOS DE COMPRA VENTA: se sellan si en el mismo dice que se entrega la POSESION, dicho sellado se abona bajando la boleta de la página de la AGIP, y se abona en banco ciudad, el valor de dicho sellado es del 1%, a cuenta del impuesto que se abonará en la escritura si se efectiviza dentro del año calendario.

Sí, deberá pagar el 1,5% de Impuesto a la Transferencia de Inmueble (ITI), salvo que el producido de la venta sea destinado a la compra de otro inmueble para uso como vivienda familiar y permanente. El pago lo debe realizar el vendedor de la propiedad. Como este impuesto es nacional pues lo recauda la AFIP, el reemplazo de vivienda puede ser en cualquier lugar dentro del territorio argentino. Para reemplazar la vivienda debe hacerlo dentro del año calendario.

El trámite de excepción en caso de corresponder lo debe hacer el vendedor ante la AFIP quien le otorga un “Certificado de No Retención” que luego se entregará al escribano interviniente para que no retenga dicho impuesto. Si en cambio vende y no reemplaza vivienda procede la retención de dicho impuesto que es del 1,50 % sobre el monto escriturado.

En caso que la propiedad pertenezca a ambos cónyuges el trámite lo puede hacer cualquiera de los dos como “sociedad conyugal” (no como individuo) , caso contrario cada cual deberá tramitar su certificado de no retención en forma individual por el porcentaje que tenga cada cónyuge

Antes de la escrituración, deberá llevar a la AFIP la escritura original y copia del inmueble a vender. Así mismo ya debe estar designado el Escribano por cuanto se le requerirá el N° de CUIT del mismo

No es un impuesto, es un certificado que exige la AFIP, desde marzo de 2008, mediante el cual se informa a dicho organismo el precio de venta en que se oferta públicamente un inmueble cuyo monto supera los $ 1.500.000 (a mayo de 2017). Es condición excluyente contar con dicho certificado para poder escriturar. Es importante señalar que el precio denunciado no es vinculante con el precio por el que finalmente se concrete la operación y puede ser modificado tantas veces como se modifique el precio de venta.

A) Los titulares de los inmuebles que se ofrecen a la venta: Cuando el inmueble tenga más de un propietario cualquiera de ellos podrá gestionarlo por primera vez, luego este será el único que deberá suministrar las informaciones posteriores.

B) En reemplazo del o los propietarios podrán gestionarlo las inmobiliarias designadas, para ello deben tener una autorización por escrito del o de los propietarios

Si sos titular de un inmueble a la venta podrás realizar el trámite vía web con tu Clave Fiscal en el portal de la AFIP, ingresando en el servicio “Transferencia de inmuebles” y luego en la opción “Código de Oferta de Transferencia de Inmuebles” (COTI)”

En todos los casos, de no detectarse inconsistencias en los datos suministrados, la AFIP emitirá este certificado el que podrá ser impreso desde la misma página mencionada y tendrá una validez de 24 meses desde la fecha de otorgamiento. Transcurrido dicho plazo el sistema automáticamente dará de baja el mismo. La falta de cumplimiento de este trámite implicará multas y la imposibilidad de escriturar.

No es un impuesto, el Valor Inmobiliario de Referencia es un trámite creado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por intermedio de la Resolución 435/2011 destinado a regular y enmarcar los parámetros para abonar el correspondiente impuesto de sellos. Se procura así evitar que en aquellas operaciones alcanzadas por el Impuesto de Sellos se declare un valor inferior al valor efectivo de la compra-venta a fin de evitar o disminuir dicho Impuesto de Sellos.

Esta Resolución es obligatoria. Sin ella no se puede escriturar.

Esta valuación ha sido realizada por la AGIP y para informarse sobre el VIR de tu propiedad podés ingresar aquí : https://lb.agip.gob.ar/vir/

No olvides tener a mano tu boleta de ABL ya que el programa le pedirá el digito verificador y la partida del inmueble. En el caso que no consideres correcto el valor de tu propiedad podrás presentar su reclamo ante la Mesa de Entradas de la AGIP acompañando:

– Fotocopia de la constancia del VIR emitida vía web.

– Dos tasaciones del bien (antigüedad no mayor de 2 meses) realizadas por sendas inmobiliarias inscriptas en el Registro de Operaciones Inmobiliarias de la AFIP.

– Fotocopia de la escritura o certificado de dominio.

– Comprobante de pago de ABL de acuerdo lo establece la Resolución N°648-AGIP/2012

Dependiendo de la agencia el trámite suele demorar aproximadamente 15 días.

Si en tu caso

#QUERESCOMPRAR

El interesado se presentará en la inmobiliaria para realizar una oferta firmando un documento llamado Reserva de Compra.

Habitualmente se suscriben tres documentos: Reserva de compra, Boleto de compra-venta y la Escritura traslativa de dominio y en ese orden de correlatividad. En algunos casos, de acuerdo a las negociaciones que se lleven a cabo entre las partes, pueden suscribirse la Reserva de compra y luego pasar directamente a la firma de la Escritura traslativa del dominio.

La Reserva de compra en el primer documento que suele firmarse en una compra venta inmobiliaria, este documento es simplemente una “oferta” que una persona llamada “oferente” realiza por una propiedad en venta y se completa depositando una suma de dinero. Hasta tanto esta “oferta” no se encuentre aceptada por la parte vendedora del inmueble, la operación no se considera cerrada.

La reserva de compra abre una instancia de negociación seria entre las partes, por un lado la interesada en la compra de la propiedad, que habitualmente denominamos “oferente” o “compradora” y la otra parte interesada en la venta de la misma, habitualmente denominada “vendedor”.

En algunos casos se puede realizar una seña una vez conformada la oferta, incluyendo un pacto comisorio en la misma.

Independientemente de eso una vez que la propiedad es reservada y dicha reserva es aceptada por la parte vendedora, el inmueble es retirado de la venta al público y se comienzan los trámites preparatorios para la suscripción del Boleto de Compra Venta o de la Escritura directa.

En términos generales la reserva plasmará todas las características de la operación, a saber: el precio que el oferente/comprador desea pagar por el inmueble, el plazo para la realización del Boleto de Compra Venta o de la Escritura, quien va a ser el escribano interviniente, como serán soportados los gastos de escritura, y cuanto le va a cobrar de honorarios la inmobiliaria.

La reserva que está formalmente aceptada y conformada por las partes genera los derechos y obligaciones propios de un contrato privado hasta la firma del boleto de compra-venta ó de la escritura traslativa de dominio, lo que ocurra primero.

Habitualmente, excepto que se firme directamente la Escritura traslativa de dominio, luego de la Reserva y su aceptación, se firma el Boleto de Compra Venta en los plazos que figuran en la misma reserva anteriormente suscripta. Es habitual y recomendamos que la firma del Boleto de Compra Venta se realice certificando firmas de ambas partes frente a un Escribano Público.

El comprador como penalidad por su arrepentimiento pierde el dinero entregado por dicha reserva. Por ello, antes de realizar una oferta por una propiedad, es importante estar muy convencido de querer y poder realizar la compra.

Además de los honorarios de la inmobiliaria deberá considerar los gastos de escrituración y los impuestos que gravan la compra-venta de propiedades. Como parte vendedora los gastos de escrituración derivarán del estudio de antecedentes del título, que pueden oscilar entre el 0,7% y el 1% del precio de venta. En cambio, los honorarios del escribano interviniente son siempre a cargo del comprador.

La parte compradora pagará a cuenta de precio el 30% del total de la compra-venta. No obstante, este porcentaje puede ser distinto, de común acuerdo entre las partes.

Antes de realizar la firma de la escritura, el escribano solicita Informes de Dominio e Inhibición, donde se constata la situación legal de la propiedad, y se informa sobre alguna posible restricción al dominio del inmueble o sobre sus propietarios titulares

Es un certificado oficial emitido por el Registro de la Propiedad Inmueble. Es la copia de la “ficha” de la propiedad que figura depositada en dicho Registro de la Propiedad, de la que surge su domicilio y su superficie, quién es el dueño hoy y si tiene algún gravamen (hipoteca, embargo, usufructo, bien de familia).

Es un certificado oficial emitido por el Registro de la Propiedad Inmueble el cual enuncia si el vendedor no está “inhibido” para vender, situación frente a la cual estaría imposibilitado de transferir el dominio de la misma.

Básicamente el estado de títulos perfectos implica la inexistencia de derechos de terceros que disminuyan el valor jurídico o comercial del inmueble. En términos generales, el dominio del inmueble debe estar libre de gravámenes, embargos y cualquier otro tipo de restricción.

Cuando un inmueble registra un embargo no será posible concretar una compra-venta hasta que la medida sea levantada por orden del juzgado interviniente o caduque la inscripción del embargo, siempre que no sea renovada por el juez

El principio general dice que puede vender solamente quien figure como propietario en el Registro de la Propiedad Inmueble, aunque existen algunas excepciones como la denominada “Venta por Tracto Abreviado”.

Obviamente, posee determinador requisitos: a) Tienen que tener tramitada la sucesión, teniendo los herederos, quienes deberán firmar el Boleto y la correspondiente escritura. B) También es necesario que el juez ya haya ordenado que ese bien se “inscriba” a nombre de los herederos, o en su defecto que haya autorizado su venta.

De todo ello el escribano deberá dejar constancia en la escritura para que el Registro proceda a inscribírsela. Como mencionamos, a este tipo de escrituras se las llama “Ventas por tracto Abreviado”, porque en el Registro se pasa de la persona fallecida al nuevo comprador, sin inscribirse el inmueble a nombre de los herederos.

El plazo lo estipulan entre las partes de acuerdo a sus necesidades. Normalmente no menos de 30 días corridos

No, en realidad, el negocio se perfecciona con la firma de la escritura y la entrega de la posesión del inmueble. Sin embargo, se considera al Boleto como un verdadero contrato de compra venta en el que se establece la obligación de escriturar (también llamado principio de ejecución de contrato). Es decir, aquí ya no hay posibilidad de arrepentimiento. Si una de las partes se arrepiente, la otra podrá optar por continuar con la operación, obligando a la parte que se arrepiente a cumplir con sus obligaciones o deshacerla.

Si. El Banco no puede obligar a tomar un determinado escribano para la escritura de compra-venta. Existe una Ley Nacional, sancionada el 04/1999 que así lo establece. Es relativamente habitual tener un escribano para la compra y otro para la hipoteca. Tampoco debe prestase atención a la excusa de que de esa manera resulta más económico, puesto que no hay duplicación de tareas, dado que el notario que hace la hipoteca usa copia de la documentación y certificados solicitados por el notario que realiza la compra.

Si. Todo escribano es un “Escribano Público Nacional” y puede hacer operaciones en todo el país. No obstante hay provincias que para algunos trámites (inscripción del nuevo título) requieren que se utilice los servicios de otro profesional matriculado en dicha jurisdicción.

En instancias de la firma de la Escritura traslativa del dominio, otorga fe pública de la validez del acto, asiste y asesoran a las partes. Al transcribir la escritura el escribano, normalmente verifica los antecedentes con un estudio de títulos, protegiendo al comprador de que sean auténticos los antecedentes y no tengan vicios. Una vez firmada la escritura se ocupa de inscribir el testimonio en el Registro de la Propiedad Inmueble.

Una vez realizados todos los trámites previos, se procede a la firma de la escritura. Participan el comprador, el vendedor y el escribano, quien lee a los presentes la escritura completa. En ese momento el escribano, como sujeto de retención por parte del Estado, retiene el dinero necesario para el pago de impuestos y tasas correspondientes. En la escritura el comprador tiene la obligación de pagar el precio justo acordado, y el vendedor debe entregar la posesión y firmar la escritura.

Los honorarios deben saldarse, en el caso de una Compra-venta, al firmarse el Boleto. Cuando se trata de un alquiler los honorarios se pagan en el momento de firma del Contrato de Locación.

Los honorarios los paga normalmente la parte compradora. En cuanto a gastos, los usos y costumbres dicen que todos los gastos que correspondan a la tramitación anterior a la escritura (ej. Tracto abreviado, levantamiento de hipoteca, de inhibición, etc.) los paga la parte vendedora, y los posteriores a la firma la parte compradora (Inscripción título, por ejemplo).

Previo a la firma de la Escritura traslativa del dominio, el escribano interviniente solicitará los certificados de libre deuda de los impuestos que pudieran corresponder de acuerdo al caso (rentas provinciales, municipales, etc.). En caso que hubiera deuda, deberá retener el importe al momento de la firma del precio total pagado. En el caso de los servicios (Luz, Gas, Teléfono, etc), en muchos casos se hace una retención, sobre la base de los últimos consumos. Si se trata de un inmueble incluido en el régimen de propiedad horizontal, también se necesitará un libre deuda de expensas comunes el cual se solicita al Administrador del Consorcio en el cual se encuentre este bien.

Habitualmente el mismo día de la escritura se deberán entregar las llaves y la posesión del bien. El mismo deberá encontrarse desocupado y libre de bienes del vendedor.

Dicho impuesto grava a la operación inmobiliaria y se calcula sobre el monto de la escritura o valuación fiscal, el que sea mayor, el 3,6%. Este impuesto tiene la posibilidad de eximirse del pago del mismo hasta $ 975.000 (a mayo de 2017) en caso que la compradora no tenga otra propiedad en Capital Federal, y sea destino vivienda única y permanente. Sobre el saldo excedente a los $975.000 no se puede evitar el pago del impuesto.

Si bien no está especificado quien abona dicho importe, motivo por el cual los escribanos suelen dividir el pago entre ambas partes por partes iguales, se ha dado en muchos casos que el importe se le adjudica en su totalidad al comprador.

El trámite para la exención del pago hasta $ 975.000 debe tramitarse en la AGIP de la Ciudad de Buenos Aires.

Algunas aclaraciones:

  • LOTES BALDÍOS: que son adquiridos para la construcción de viviendas, también tienen la misma exención siempre que la valuación fiscal no sea mayor a los $ 10.000. Prácticamente todos, pagaran el impuesto de sellos.
  • BAULERAS y COCHERAS: Se mantiene la exención sí tanto la baulera, cochera o vivienda, (sean complementarias independientes o unidades funcionales) estén en el mismo predio, sean las iguales partes la vendedora y compradora y la transferencia se formalice en la misma escritura.
  • BOLETOS DE COMPRA VENTA: se sellan si en el mismo dice que se entrega la POSESION, dicho sellado se abona bajando la boleta de la página de la AGIP, y se abona en banco ciudad, el valor de dicho sellado es del 1%, a cuenta del impuesto que se abonará en la escritura si se efectiviza dentro del año calendario.

¿Cómo te puedo ayudar?

¿NO ENCONTRASTE LA RESPUESTA A TU DUDA?

Me podés escribir directamente y charlamos sobre tu inquietud. Te pido completes todos los datos del formulario de contacto.

WhatsApp chat